photo sharing and upload picture albums photo forums search pictures popular photos photography help login
Emilio Scotto Around the World | profile | all galleries >> Emilio Scotto - Motivational Speaker at the Morikami Museum tree view | thumbnails | slideshow

First group of Argentines traveling on BMW motorcycles for the Silk Road in China with Emilio Scotto | In Box | Emilio Scotto - Around the World on a Motorcycle - Dos Vueltas al Mundo consecutivas, en moto, Honda Gold Wing 1100. | Emilio Scotto - Signs of the World / Carteles del Mundo | Emilio Scotto book: THE LONGEST RIDE, My 10-Year 500,000 Mile Motorcycle Journey (232 pages, 250 photos) | Emilio Scotto and Media, Radio, TV, Magazines | Emilio Scotto en el Dakar 2009, Argentina/Chile | Emilio Scotto, Argentino, en el Libro de los Récords Guinness - Guinness Book of World Records 1997 to 2013 | Emilio Scotto - The "BLACK PRINCESS" at the Riverside Hotel & Casino Resort in Laughlin, Nevada, USA | Emilio Scotto & the Black Princess - Motorcyle Show - Long Beach, California | Emilio Scotto - The Black Princess II (#3) For Sale | Emilio Scotto - Conference in Argentina PEPSI COLA & HONDA IMSA | Emilio Scotto - Motivational Speaker at the Morikami Museum | Motivational Speaker at YPO in Argentina, the Dalai Lama, Buss Aldrin and Emilio Scotto | Argentina Charla Motivacional a beneficio de la Fundación Anna Vázquez con Emilio Scotto - Motivational Speaker | Emilio Scotto - Motivational Speaker at YPO in Argentina | Emilio Scotto - Motivational Speaker - Inspirational Speaker - at TELEVISA in MEXICO | Emilio Scotto - Motivation Speaker at BMW Moto Tour Club | Motivational Speaker Emilio Scotto | Emilio Scotto & Personalidades | Emilio Scotto: The Legendary Falls Expedition | Artículos - Etapa 1 y 2: México - San Cristóbal de las Casas - Por Emilio Scotto | Artículos - Etapa 3: San Cristóbal - Panajachel - Por Emilio Scotto | Artículos - Etapa 4: Panajachel-Antigua (Guatemala) - Por Emilio Scotto | Artículos - Etapa 5: Antigua - Ruinas de Copán - Por Emilio Scotto | Viaje a México - Travel to México with Emilio Scotto | Viaje a Colombia - Travel to Colombia Emilio Scotto | Artículos - The Extraterrestrial Highway - Por Emilio Scotto | Catalina Isla | Emilio Scotto test Gran Vitara en Colombia - Chigodoro | Bank of photographs by Emilio Scotto | El CRISTÓBAL COLÓN HISTÓRICO | INPROTUR y Emilio Scotto, promocionan el Desafío Ruta 40 en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. | INPROTUR y Emilio Scotto, promocionan la Gira Sudamericana DESAFIO RUTA 40, Conferencia en Lima, Perú. | Emilio Scotto conferencia en Guayaquil, Perú. Gira Sudamericana Promocion DESAFIO RUTA 40, 2011 | El Instituto Nacional de Promoción Turística Argentina (INPROTUR) y Emilio Scotto, promocionan el Desafío Ruta 40. En Colombia | Roco4x4 con Emilio Scotto en el Continente Americano promocionando Argentina | Semana Santa Solidaria 9na Megacaravana "Argentina x Chaco-Formosa" | AFRICA! Emilio Scotto y Roberto Livingston te llevan al continente salvaje. | DAKAR 2012 Emilio Scotto con Sergio Petrone y su equipo MED (Misión Ezeiza Dakar) | Se unen assist-med - vivi tu mejor viaje y Emilio Scotto el Guinness Record 1997-2012 | El Honorable Senado de la Nación homenajeó al explorador argentino Emilio Scotto

Emilio Scotto - Motivational Speaker at the Morikami Museum

Motivational Speaker at the Morikami Museum

Emilio Scotto is an Argentine adventurer, photojournalist and writer. As of 2010 he holds the Guinness World Record for the Longest Motorcycle Ride in history, spanning more than 10 years, across 279 countries and with a total distance of 457,000 miles (735,000 km). The ride was done on a 1980 Honda Gold Wing GL1100 motorcycle, Scotto calls “the Black Princess". Scotto recounted his travels in a 224-page book illustrated with his photographs, The Longest Ride: My Ten-Year 500,000 Mile Motorcycle Journey, published by Motorbooks in 2007.

In 1985, Scotto, who had never traveled outside of Argentina before, left with only $300 and no contacts for the many stops on his journey.

By the end of his journey in 1995, Scotto went through 13 passports of 64-page each. His motorcycle received one replacement engine, consumed 12,500 US gallons (47,000 L) of gasoline, 350 US gallons (1,300 L) of oil, 86 tires, 12 batteries and nine seats.

Scotto's odyssey was often perilous, including journeys through Nicaragua in 1985 during its civil war and Kuwait prior to the 1991 invasion by Iraq. The most dangerous part of his trip, he would later recall, came in Africa, when he was arrested as a suspected spy in Chad, Burundi and Ruanda. He was also jailed on suspicion of carrying a forged passport in Zimbabwe. In Liberia, he came into the country during a period of military upheaval and was arrested on suspicion of carrying the mission to kill the president, Samuel Doe. He later receive safe passage out of the country.

Scotto was not able to arrange to bring his motorcycle into North Korea, but he was able to walk by foot the demarcation zone separating that country from South Korea. He was nearly denied access to China when border officials insisted that he pay a $70,000 entry fee. Intervention by the Motorcycle Club of Beijing helped him enter the country without any prepayment.

Although Scotto did not publicize his journey when he first departed, news of his adventure began to spread during his travels. In late 1986, when he was stranded in New York City, a television news report helped bring in donations that allowed him to cross the ocean. Scotto was able to personally present a letter to Pope John Paul II at the Vatican, and Libyan leader Col. Muammar al-Gaddafi provided him with $300 for the African portion of his journey. During the later 3 years of his journey, he received corporate sponsorship from Pepsi, Agip and Metzeler.

In 1991, Scotto married Monica Pino in New Delhi, India. She was his companion in some parts, on the final four years of his long trek.


La Historia de Emilio Scotto
Entretenida, educacional, motivacional

A los 8 años Emilio Scotto le dijo a su madre, “mañana me voy a dar la vuelta al mundo”; ella sonrió y respondió “mañana vas a la escuela, no a dar la vuelta al mundo”. Pero a partir de ese día el niño estaba decidido a explorar el planeta. A transitar lo que veía en los mapas y libros, y a observar extrañas civilizaciones y personas. El niño tenía la seguridad de que algún día ese viaje de la mente se haría realidad.
A medida que fue creciendo el mundo cambiaba a su alrededor. Las constantes revueltas de su país natal le hacían ansiar aun más la libertad de viajar y descubrir. Pasaba horas mirando los barcos partir en el puerto, preguntándose cómo sería todo del otro lado. Pero Emilio, al igual que la mayoría de sus coterráneos, se veía restringido por las fronteras de su propio país, atado por la gravedad de una familia de clase media baja, y de las distancias.
Hacia finales de 1984, Emilio Scotto -en ese momento de 30 años- al considerar su futuro sintió un lúgubre terror que le ayudó a encontrar el coraje para responder a su llamado. En contra de lo que le aconsejaban, dejó su empleo, vendió lo que tenía, se subió a su moto Honda Gold Wing, y con sólo 300 USD partió. No tenía patrocinadores ni experiencia, jamás había ido a ningún lugar, pero estaba embargado de una firme fe de que esta decisión aparentemente audaz, algún día transformaría al Emilio Scotto que era, en el Emilio Scotto que quería ser. Habría de lograr un cambio en su futuro; lo que nunca imaginó fue la profundidad de ese cambio, y el renombre que eso le trajo.

Emilio Scotto dio 2 vueltas al mundo consecutivas, una en el sentido de las agujas del reloj, y otra en sentido contrario. Viajó la distancia de la Tierra a la luna ida y vuelta, 460,000 millas (735.000 km), y visitó 279 países, islas, atolones y territorios en los 6 continentes. El London Times publicó en una de sus editoriales, que los viajes alrededor del mundo había que considerarlos hasta, y desde Emilio Scotto.
A lo largo del camino la moto de Emilio utilizó el motor original y uno de recambio, 9 asientos, 12 baterías, 200 galones de aceite, 12,000 galones de gasolina, y 86 neumáticos. Scotto llenó 13 pasaportes de 64 páginas c/u, aprendió 5 idiomas, y fue a prisión 6 veces: fue arrestado bajo sospecha de ser traficante de drogas en los EE.UU.; de haber ido a matar al presidente de Liberia; de ser un agente del líder libio Muammar Gadhafi, en Chad; de ser espía ruandés, en Burundi; de ser espía para Burundi, en Ruanda; y de llevar documentos y pasaporte falso, en Zimbabwe. Se topó con caníbales en Sierra Leona. Convivió con los buscadores de oro, se contagió Leichmaniasis en el Amazonas, intoxicación agravada con bolo fecal en Guatemala, Malaria en las selvas del Congo, y una enfermedad desconocida en Papua Nueva Guinea. Lo atrapó la guerra civil en Nicaragua y en El Salvador, la guerra de Liberia en África del Oeste, y la guerra de Somalia en el cuerno de África. De ahí logró escapar en un carguero. Los piratas cerca estuvieron de secuestrar su barco en el Mar Rojo, donde además casi se hunden en un tifón.
Finalmente, el 2 de abril de 1995, Emilio Scotto regresó a su casa en Buenos Aires, donde fue recibido como un héroe. Había permanecido10 años, 2 meses y 19 días recorriendo el mundo. El entonces presidente de su país dijo a su regreso: "Historias de tenacidad y coraje como las de Emilio, enorgullecen no sólo de un país, sino del mundo todo".

Si alguien cree en la reencarnación de vidas pasadas, entonces Emilio Scotto es Cristóbal Colón. O Marco Polo. O Fernando de Magallanes. Y siguiendo la tradición de los grandes exploradores, Emilio Scotto se embarcó en un viaje que nunca había sido emprendido, sólo que en su caso creía que se enfrentaba a un mundo supuestamente explorado, supuestamente conocido. Lo que halló fue todo lo contrario. Su aventura fue tan aterradora y tan peligrosa como cualquiera que hubieran emprendido aquellos hombres legendarios. No satisfecho con simplemente pasar por un territorio, Emilio se hacía parte de los pueblos que visitaba, literalmente conviviendo con ellos, fueran mercenarios, nómades, pigmeos, soldados, buscadores de oro, refugiados políticos, revolucionarios, sacerdotes o tantos más. Nacido en un hogar cristiano, logró ser recibido e intercambiar algunas palabras con el Papa Juan Pablo II, quien bendijo su viaje. Fue judío en la tierra de Moisés, musulmán en las tierras de Alá, y budista en los caminos de Sidarta. Pero sobre todo llegó a conocer, a amar y a veces a odiar a los pueblos de la Tierra no por su raza, sus ideas políticas o sus creencias religiosas, sino por sus acciones.

En el 5to año de viaje, después de tantos kilómetros y aventuras, Emilio comprendió que el amor que buscaba adelante, lo había dejado atrás. Llamó a Mónica. Ella vino en busca de él, y él la hizo su esposa en una ceremonia en la India.
Pero Emilio tenía un compromiso con su sueño de la infancia, y le llevó otros cinco años completar esa tarea de características homéricas. En algunos lugares Mónica fue con él, y viajaron juntos utilizando la moto como su hogar. Al atravesar situaciones asombrosas, algunas tan peligrosas como otras maravillosas e inspiradoras, Emilio comenzó a ver el mundo a través de los ojos de Mónica. Incluso las Mujeres de los Cuellos Largos, en las junglas de Birmania, hicieron algo que nadie nunca antes había visto: se sentaron debajo de un árbol con Mónica y le entregaron un niño recién nacido, para que lo acunara.
Mucha gente ha proclamado ser Rey de la Carretera, pero de acuerdo al libro Guinness de los Records, Emilio Scotto es el único que realmente carga tal distinción, y desde 1997 hasta la reciente edición del 2010, Scotto es considerado la persona que ha realizado el mayor viaje en moto de la historia. Guinness opina que jamás nadie podrá igualar su epopeya.

En el 2002, Emilio Scotto entró en la lista de los 40 exploradores más importantes de la humanidad, junto a Marco Polo, Cristóbal Colón, Amelia Erthard y Neil Arsmtrog, entre otros.
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Emilio Scotto - Motivational Speaker at the Morikami Museum
Emilio Scotto - Motivational Speaker at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum
Motivational speaker Emilio Scotto, at the Morikami Museum